Via de Escape
  La Rana que no Deseo Morir
 

LA RANA QUE NO DESEO MORIR

 Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo. Cuando vieron cuan hondo era el hoyo, les dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas.

 Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas.

 Las otras ranas seguían insistiendo que sus esfuerzos serian inútiles. Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió, ella se desplomo y murió.

 La otra rana continúo saltando tan fuerte como le era posible. Una vez más, la multitud de ranas le grito que dejara de sufrir y simplemente se dispusiera a morir. Pero la rana salto cada vez con más fuerza hasta que finalmente salio del hoyo.

 Cuando salio, las otras ranas le preguntaron: “¿No escuchaste lo que te decíamos?” la rana les explico que era sorda. Ella pensó que las demás la estaban animando a esforzarse mas para salir del hoyo.

 Esta historia contiene dos lecciones:

 Primero: La lengua tiene poder de vida o muerte.

Una palabra de aliento compartida a alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarlo y finalizar el día.

 Segundo: Una palabra destructiva a alguien que se siente desanimado puede ser que lo acabe por destruirlo.

 Cualquiera puede decir palabras que roben a los demás el espíritu que les lleve a seguir en la lucha en medio de tiempos difíciles

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=